jueves, 1 de diciembre de 2011

Enamorada

 

Tristeza en tu rostro denoto,

marcada por la soledad de tu mirada.

¿No será que tu belleza asusta tanto que

ni por casualidad se acercan a tu morada? 

 

¿O será que un gran amor

a tus puertas está llamando

y otro te quiso olvidar,

mientras tú lo sigues amando? 

 

Olvida ese antiguo amor

y deja a un lado tu amargura.

Que nada te cause dolor,

que toda tú eres hermosura.

 

(Európides)