miércoles, 30 de mayo de 2012

Soledad



Encierro sin salida,
cautiverio de soledad.
Secuestro de una vida,
sumergida en frialdad.

Lágrimas que quedan
o quedaron en el olvido,
recuerdos que no llegan
porque nunca se han vivido.

Actitudes equivocadas,
decisiones muy contrarias,
con palabras trastornadas,
ofensivas y arbitrarias.

Aflige la noche temprana
como aflige un largo día.
La vida que se engalana
de tristeza y de agonía.

Sobra tiempo en cada vida,
casi todo se puede cambiar.
Tu triste vida sufrida,
suspende lo que has de olvidar.

¡Sal de tu encierro,
dale otro aire a tu calma,
dale aliento y sustento a tu vivir!

¡Aparta al frío hierro,
inunda de paz a tu alma,
llena de esperanza tu existir!

Európides

viernes, 4 de mayo de 2012

Gracias madre



Cuantas cosas me perdí
y cuántas que no recuerdo.
Tal vez no las pudiera ver
y solo sé que un día nací,
siendo carne de tu carne,
siendo verbo de tu verbo,
siendo ser de tu mismo ser,
que al nacer, llegaste a amarme.

Quisiera de nuevo sentir
la alegría que por mi tenías.
Quisiera de nuevo vivir,
aquellos mis primeros días.

Y esa ilusión compartida
que a tu semblante le entregabas,
tras haber llegado a tu vida
y darme, todo lo que me dabas.

Me diste vida y cariño.
Me diste amor y mucha ternura.
Fui tu bebé y fui tu niño.
Fue todo encanto y hermosura.

Siempre guardas una sonrisa,
te duele lo que a mi me duela.
Eres del viento la dulce brisa,
eres quien por mi, siempre vela.

¿Cómo no te voy a querer
o quien es capaz de no amarte,
si no me quiero ni perder
ni un segundo que pueda darte?

Gracias a todas las mujeres,
que como tú gestaron vida.
Gracias por ser como eres
Gracias por darme tu acogida,

Madre, que tanto me has dado,
yo soy parte tuya y de tu ser.
Siempre estaré contigo, a tu lado.
Siempre has merecido mi querer.


Európides