jueves, 13 de diciembre de 2012

Beso perdido


Aquel beso se perdió un día
y no era un beso cualquiera.
Estaba lleno de energía,
de dulzura, de amor y pasión…

   
Como la hermosa primavera
y el encanto de una bella canción,
que llevan una paz duradera
desde el fondo del alma al corazón.

Otros labios te conseguirán besar,
pero sentirte feliz, querida y amada,
solamente lo podrás tener y lograr,
si compartes conmigo tu almohada.

Y tu llanto, tu pena y toda tu alegría…
Teniéndote siempre a mi lado,
viviendo tu amor y enamorado,
sintiendo que siempre serás mía…

Alguien perdió un beso un día
y aquel no era un beso cualquiera.
Era el beso que yo te daría
para siempre sentirme a tu vera.

A.S. Pérez

viernes, 23 de noviembre de 2012

El regalo de la estrella




Quiso hacer un regalo una estrella,
sin saber bien a quien se lo daría.
¿Sería una mujer hermosa y bella
o sería alguien que por amor sufría?

A ciencia cierta no lo sabía,
pero buscaba calmar el dolor.
Algún corazón roto habría…
Roto y afligido por desamor.

Largas horas estuvo observando
por si alguien le diera su mirada.
Así vio a una mujer llorando.
Llorando, triste y enamorada.

Esperó mucho tiempo, día tras día.
Y esas lágrimas, no dejaban de caer.
Pero ella, la estrella siempre esperaría,
a que la mirara la desconsolada mujer.

Puso en ella el deseo y la esperanza,
acabando con su llanto y  frialdad.
Acabó su desconsuelo y su añoranza
y la animó con su inmensa felicidad.

Y así fue, que una noche muy oscura,
la mujer buscó el brillo de la estrella.
Y regaló su amplia sonrisa y su dulzura,
sintiéndose más feliz, hermosa y bella.

A.S. Pérez

viernes, 16 de noviembre de 2012

Hubo un tiempo




Hubo un tiempo de felicidad,
cuando la vida se disfrutaba
y todo lo que había se daba
en constante y plena verdad.

Hubo un tiempo de agonía
cuando nada había que hacer
y siempre nos tocaba perder
todo cuanto se daba y ponía.

Hubo un tiempo lleno de esperanza,
cuando nuestros tristes corazones
tenían más de mil y una razones
para llegar a sentir la añoranza.

Hubo tiempo, mucho tiempo
y fue un tiempo que nunca perdí.
Porque el tiempo, ese tiempo,
ese tiempo mío, solo fue para ti.

A.S. Pérez

domingo, 14 de octubre de 2012

Pregunta al amor.

 

¿Donde estás amor?

Dime donde te puedo buscar…

Dime amor, ¿donde estás…?

Dime donde te puedo encontrar…

 

Si respiro todo el aire que me das.

Si tu aliento es mi alimento y mi sustento...

Si siempre me entristezco cuando te vas

y sabes que eres mi tormento y mi lamento...

 

¿Donde estás amor?

Dime donde te puedo buscar…

Dime amor, ¿donde estás…?

Dime donde te puedo encontrar…

 

(A.S. Pérez)

viernes, 28 de septiembre de 2012

Momentos


 
Quiero solo un momento
y que sea maravilloso.
Dejar de lado al lamento
y apreciar lo más hermoso.

Lo que la vida nos regalaba
y que tenía siempre delante.
Aquello que ya no apreciaba
al no tenerlo un solo instante.

Pero ahora feliz me hace,
saber que existen más cosas,
porque muy poco satisface
no ver las cosas hermosas.

Las que antes ciega ni veía,
pues solo pensaba en él.
Y hasta de una fotografía,
solo apreciaba el papel…

Ahora casi todo lo veo
y le doy su justo valor.
Ahora es mi mayor deseo
apartar el maldito dolor.

Disfrutaré la vida bella
y todo lo que me ofrece.
Sentiré ser quien florece
o nacida como una estrella.
Esa estrella que aparece,
y va dejando su huella.
Esa estrella me embellece,
al verme muy cerca de ella.

A.S. Pérez

martes, 25 de septiembre de 2012

Ya no queda nada




Ahora recuerdo…
Ahora me acuerdo y recuerdo,
que ya no hay nada…

No hay nada de aquel pilar.
De ese pilar que creamos
y que de amor llenamos,
que hacía hasta suspirar…

Ahora veo, y veo,
que ya no nos queda nada…
Solo un enfermo amor,
un amor que sin deseo,
solo regala dolor
y una vida trastornada…

No sé qué nos pudo pasar…
Hasta nuestras vidas dimos…
Y al entregar nuestros corazones
que puros y limpios pusimos,
daban más de mil y una razones,
mil y una razones para amar.

Todo lo quisimos dar
y de casi todo tuvimos.
Recuerdo aquel cantar,
recuerdo cómo vivimos
recuerdo nuestras canciones
y también el bienestar…

Tú, ya no eres quien me amaba.
Ni yo, la misma que te quería,
ni aquella que te cantaba…
Ahora ya no queda nada, nada…

Nada, nada queda de lo que había.
Y hay momentos que por dejarlo,
resignada en acabar y terminarlo,
hasta mi propia vida cambiaría.

Pero no puedo, me falta valor.
Mucho sin un pilar construimos.
Ahora he de vivir mi gran error,
maldiciendo ese día en que nos vimos

Európides



Hay muchas personas atrapadas en relaciones que empezaron con mucha ilusión y deseo, pero que de esa ilusión y ese deseo, por desgracia, ya no queda nada.

No ven solución y no saben qué hacer. Solo dejan que pase el tiempo esperando que se pueda arreglar, que ambos puedan cambiar, pero lamentablemente, casi nunca llega y viven el día a día de una vida que no desean ni quieren vivir…

A ellas, a estas personas, este pequeño homenaje y la solución a la situación que viven, tal vez la dé, quien sabe, a lo mejor en otro poema…

domingo, 16 de septiembre de 2012

Llegará ese día




No sé si algún día llegará
o nunca llegará ese día…

Ese día que al mirarnos,
veamos en nuestro reflejo
a quien queremos ver
como si fuera un espejo.

Y ser quien queremos ser,
ni más joven, ni más viejo,
ni más alto, ni más bajo.
No de más, ni de menos tener.
Con mejor o peor trabajo.
Basta con querernos y querer…

Mirarnos y descubrirnos,
con defectos y virtudes.
Observarnos y admitirnos,
con las culpas e inquietudes.

Ser quien se es en verdad,
que ya es mucho y no se sabe.
Vivir en nuestra realidad,
sintiendo a las realidades.
Dar todo lo que se puede dar,
demostrando lo que vales.
Dando amor y pudiendo amar,
apartando a nuestros males.

Siendo fiel a ti y cambiando,
todo aquello que te apena.
Siendo feliz siempre y cuando,
busques todo lo que amena.

Cólmate de sana alegría
y de clara comprensión,
Llenando con tu simpatía
hasta el último rincón.

Seguir despierto, y soñando,
sin que nada te pueda afectar.
Vivir la vida, disfrutando,
una vida que te haga gozar.

No sé si algún día llegará
o nunca llegará ese día…

Európides

viernes, 7 de septiembre de 2012

Aquel día




Aquel día, el cielo estaba bello.
Una nube lentamente se movía.
La suave brisa agitaba tu cabello
y una rosa tu perfume repartía.

Un suspiro te quiso buscar,
para acercarse y estar a tu lado.
Un latido te quiso alcanzar,
al dejar mi corazón enamorado.

En una pintura te quise admirar
y miles de estrellas acudieron.
En una hoja te quise dibujar
y miles de almas en ti se vieron.

Európides

jueves, 6 de septiembre de 2012

Amistad




¿Dónde estás amistad?
¿Dónde estás que te deseo?
Nunca sé si es de verdad
lo poco que de ti poseo.
Incluso te puedo buscar
y al buscarte, no te veo…

La amistad se puede ofrecer
con gestos y voluntad
a quien la pueda merecer.
Es cuestión de lealtad.

Siempre esperé más, mucho más
de quien mi amistad tuviera.
Que lo diera todo sin pensar.
Esa es la amistad verdadera.

A un amigo se le ha de ayudar
y se está cuando falta se le hace.
A un amigo se le debe apoyar,
hasta si no te apetece o te place.

Se debe estar ahí, a su lado,
siempre ahí, intentando compartir,
el triunfo o si se ha fracasado,
la pena, la alegría o el sufrir…

Un amigo nos debe ayudar
y estar cuando falta nos hace.
Un amigo nos debe apoyar
y estar ahí porque le place.


Amistad apreciada y querida.
Quiero encontrarte y no puedo.
Por un amigo se da la vida.
Amigos es ser más que  hermano,
pero al contarlos con la mano,
siempre me sobra algún dedo…


(A. S. Pérez)

viernes, 31 de agosto de 2012

Cogeré la senda




Cogeré aquella hermosa senda…

Esa senda que se aleja
y por tramos se despeja
ayudando a caminar…

Esa senda que me inspira,
que del campo se retira
y me lleva a otro lugar…

Esa senda…
Que de día entre lo verde
me parece que se pierde
pero me quiere llevar…

Esa senda…
Que de noche se oscurece,
pero siempre que amanece
me sorprende al suspirar…

Esa senda…
Que apartada del camino
me señala mi destino
y me hace en qué pensar…


Esa senda…
Cogeré esa hermosa senda
que todos podrán encontrar…

Y nadie, nadie, nadie…
Nunca nadie, lo podrá evitar.

Európides

miércoles, 29 de agosto de 2012

Ayuda a tu alma



Nunca conserves el rencor
porque no te servirá de nada.
Es como darle un mal sabor
a una vida bien condimentada.

Deja a un lado a la avaricia,
que poco se gana teniendo más.
Sería invadirse de inmundicia
dejando en el olvido a los demás.

Desecha el enojo de la ira.
De nada servirá esa venganza.
La vida se nos muta y se gira
clavando y castigando con su lanza.

Olvida para siempre a la codicia.
Intenta no nadar en la riqueza.
Nos hunde en demasía en la malicia
y al tiempo nos consume la tristeza.

Acoge todo aquello que te llena.
Colma a tu corazón con el amor.
Olvida para siempre esa pena.
Olvida para siempre tu dolor.

Añade una dosis de esperanza.
Enhebra la alegría de tu ser.
Dale a tu mente confianza.
Siembra a tu alma de placer.

Európides

lunes, 27 de agosto de 2012

Faltabas tú



Marcharon todas las flores
para crear un hermoso lugar.
Eran millones y de colores
y ninguna se quiso quedar.

Lo mismo hicieron las nubes,
para así también admirar
y encontrar con sus virtudes
el lugar que han de regar.

Se fue también una estrella
para de cerca poder divisar,
la estampa divina y bella
que tanto se hacía presagiar.

Ya nadie se quiso perder
ese instante maravilloso.
Todos marcharon a ver
a ese cielo tan hermoso.

Nada quedó, solo el vacío,
todo se fue para empezar.
No se sentía calor ni frío,
ni de cerca la brisa del mar.

Y así pasó, que de repente,
cuando nadie lo esperaba,
algo nuevo y atrayente
nuestro cielo iluminaba.

Ahora sí, ya se entendía
y el silencio fue un clamor
lo más bello no existía,
faltaba ese nuevo color.
Un color que ya vivía
y que era el color del amor.

Európides

viernes, 24 de agosto de 2012

Brindis por la vida



Brindo por la vida…
Por una vida que nos sonría,
llena de encanto y fantasía.
Llena de lugares hermosos
inmersos en nuestra alegría.

Brindo más allá de nuestra vida…
Por cada segundo y momento
de ahora y después de la partida.
Y que vivamos nuestro inicio,
sin fin, sin tensión y sin lamento.
Que vivamos sin suplicio
admirando todos esos mares,
ese cielo, esos verdes valles,
esas lindas y hermosas flores,
que en todas partes y lugares,
donan sus fragancias y colores…

Brindo contigo y brindo por ti…
Desde el principio hasta el fin,
brindo y brindaré contigo.
Brindo contigo y brindo por mí…
Brindo de por vida. ¡Chinchín!

Európides

viernes, 17 de agosto de 2012

Lo que haría



¿Sabes lo que yo en tu caso haría?
Conformarme con lo que tengo,
llenar la vida de constante alegría
y sin olvidar de donde vengo,
sentir la vida misma porque es mía.

Mirar al cielo y admirarlo,
hasta dibujar algo bonito
que pudiera hasta tocarlo.
Algo que supiera a bendito.

Buscaría una blanca nube,
como la nieve, maravillosa…
Y si alguna bella ave me sube,
allí, te entregaría una rosa.

Y desde ahí arriba robaría
un trozo de cielo azulado,
que es lo que a ti te daría
si conservas así la alegría,
por estar siempre a mi lado.

Európides.

sábado, 11 de agosto de 2012

Dicen de los poetas


Dicen que los poetas,
marcharon para sufrir.
Estaban muy ofendidos
por mil y una tretas
que permiten infringir.

Dicen que los poetas
aplacaron los lamentos
y dieron sus alimentos
escritos como recetas,
cargados de fundamentos
con sus letras y sentir.

Dicen que algunos poetas,
pudieron calmar al viento
y cansados de las tretas,
dieron voz al descontento
a aquellos que padecieron
mil penurias y el tormento,
que aún les resta vivir.

Dicen que muchos poetas
están cansados de aguantar
cuando algunos por la “geta”
a todos nos quieren robar.
Son esas personas tan listas
ancladas en el sumo poder,
que a modo ruin, cual terroristas,
a todos nos quieren joder.


Dicen que los poetas
de versos llenaron todo.
Quitaron el sucio lodo
que otros quisieron dejar.
Y mil estrofas llegaron,
para sembrar una a una
lo que otros nos robaron
para hacerse con fortuna
y llegarnos a arruinar.


Dicen que los poetas
cruzaron mil fronteras
y mentes prodigiosas
pudieron conquistar.
Que voces verdaderas,
se alzaron ostentosas
con armas poderosas
haciéndose notar.

 Európides

lunes, 6 de agosto de 2012

Apagado amor


Abrí mi corazón ya vacío
para ver como aquel amor
sin llama, se apagaba.

Abrí mi mente calmada
esperando que aquel dolor
ardiente, me abandonara.

Abrí mi triste alma
para admirar su resplandor.
Y vi que mi alma ya no brillaba.

Se acabó para siempre el amor, 
Todo terminó, todo se apagó.
Y ella, ella ya no me amaba...

Európides

martes, 24 de julio de 2012

Vos burláis


¿Pensáis Vuesas mercedes,
que en saliendo de mi casa,
comiendo higos y pasas,
beneficiome a la Mercedes?

Así es, ¡Voto a bríos!
y apuntando a vuesa panza
con la punta de mi lanza
he de abríos…

Don Jenaro, ¿Vos burláis?
No consiento aquesta afrenta
y en bebiéndome esta menta
u os mato o me matáis.

Id terminando presto
vuesa agua mentolada.
Yo tomaré de aquesto,
vino y afilóme la espada.

Y decidme bellaco y rufián.
Contadme vuesa aventura…
¿La doncella goza cual pan
o se rasga las vestiduras?

Mucho saber queréis Vos.
La doncella sí se esmera.
De mirarla entrome tos
y para colmo carraspera.

Si vuesa merced no me mata
y las cuentas se saldasen,
yo avisole con gusto
y desde aquesta buena mata
cuando las doncellas measen
o al bañarse enseñasen
sus ofrendas y su busto.
Que aquesto, ni se percata…

Marchad pues tranquilo
mal rufián y buen bellaco
que iré afilando mi taco,
id Vos y traedme tabaco
por si acaso me las quilo.

Európides

sábado, 7 de julio de 2012

Todo para nada



¿Para qué vivir…?
Si no vives ni estás conmigo…

¿Para qué seguir…?
Si en la vida sin ti no sigo…

¿Para qué llorar…?
Si llorando, no lloro contigo…

¿Para qué reír…?
Si no río ni ríes conmigo…

¿Para qué estar…?
Si estando no estoy contigo…

¿Para qué esperar…?
Si no espero calor ni abrigo
y nunca nada te pude dar.
Solo fui por siempre tu amigo...

Európides

lunes, 2 de julio de 2012

La luz de tu sonrisa



Amaneció un bello día

y con él llegó la mañana.

La quise disfrutar tanto,

tanto la quise disfrutar,

que sin darme apenas cuenta,

quiso la tarde hacerse notar...



Qué bonita y bella tarde,

qué tarde tan bella y bonita,

que sin darme apenas cuenta

cae la tarde y se lamenta

pues su encanto precipita

y hasta incluso alimenta

a la noche en su empezar.



Qué linda y bella noche,

qué noche más linda y bella,

que me dejó mirar a la luna

y la luna me dejó una estrella

que no dejaba de brillar…



Qué estrella más luminosa…

Qué luz tan brillante ha dejado…

Que hasta se para sin prisa

al verte a ti tan hermosa.

Y para admirarte se espera

acercándose más a tu lado,

al iluminar con tu sonrisa,

más cuando estas a su vera

y se llega a enamorar.


Európides