viernes, 28 de septiembre de 2012

Momentos


 
Quiero solo un momento
y que sea maravilloso.
Dejar de lado al lamento
y apreciar lo más hermoso.

Lo que la vida nos regalaba
y que tenía siempre delante.
Aquello que ya no apreciaba
al no tenerlo un solo instante.

Pero ahora feliz me hace,
saber que existen más cosas,
porque muy poco satisface
no ver las cosas hermosas.

Las que antes ciega ni veía,
pues solo pensaba en él.
Y hasta de una fotografía,
solo apreciaba el papel…

Ahora casi todo lo veo
y le doy su justo valor.
Ahora es mi mayor deseo
apartar el maldito dolor.

Disfrutaré la vida bella
y todo lo que me ofrece.
Sentiré ser quien florece
o nacida como una estrella.
Esa estrella que aparece,
y va dejando su huella.
Esa estrella me embellece,
al verme muy cerca de ella.

A.S. Pérez

martes, 25 de septiembre de 2012

Ya no queda nada




Ahora recuerdo…
Ahora me acuerdo y recuerdo,
que ya no hay nada…

No hay nada de aquel pilar.
De ese pilar que creamos
y que de amor llenamos,
que hacía hasta suspirar…

Ahora veo, y veo,
que ya no nos queda nada…
Solo un enfermo amor,
un amor que sin deseo,
solo regala dolor
y una vida trastornada…

No sé qué nos pudo pasar…
Hasta nuestras vidas dimos…
Y al entregar nuestros corazones
que puros y limpios pusimos,
daban más de mil y una razones,
mil y una razones para amar.

Todo lo quisimos dar
y de casi todo tuvimos.
Recuerdo aquel cantar,
recuerdo cómo vivimos
recuerdo nuestras canciones
y también el bienestar…

Tú, ya no eres quien me amaba.
Ni yo, la misma que te quería,
ni aquella que te cantaba…
Ahora ya no queda nada, nada…

Nada, nada queda de lo que había.
Y hay momentos que por dejarlo,
resignada en acabar y terminarlo,
hasta mi propia vida cambiaría.

Pero no puedo, me falta valor.
Mucho sin un pilar construimos.
Ahora he de vivir mi gran error,
maldiciendo ese día en que nos vimos

Európides



Hay muchas personas atrapadas en relaciones que empezaron con mucha ilusión y deseo, pero que de esa ilusión y ese deseo, por desgracia, ya no queda nada.

No ven solución y no saben qué hacer. Solo dejan que pase el tiempo esperando que se pueda arreglar, que ambos puedan cambiar, pero lamentablemente, casi nunca llega y viven el día a día de una vida que no desean ni quieren vivir…

A ellas, a estas personas, este pequeño homenaje y la solución a la situación que viven, tal vez la dé, quien sabe, a lo mejor en otro poema…

domingo, 16 de septiembre de 2012

Llegará ese día




No sé si algún día llegará
o nunca llegará ese día…

Ese día que al mirarnos,
veamos en nuestro reflejo
a quien queremos ver
como si fuera un espejo.

Y ser quien queremos ser,
ni más joven, ni más viejo,
ni más alto, ni más bajo.
No de más, ni de menos tener.
Con mejor o peor trabajo.
Basta con querernos y querer…

Mirarnos y descubrirnos,
con defectos y virtudes.
Observarnos y admitirnos,
con las culpas e inquietudes.

Ser quien se es en verdad,
que ya es mucho y no se sabe.
Vivir en nuestra realidad,
sintiendo a las realidades.
Dar todo lo que se puede dar,
demostrando lo que vales.
Dando amor y pudiendo amar,
apartando a nuestros males.

Siendo fiel a ti y cambiando,
todo aquello que te apena.
Siendo feliz siempre y cuando,
busques todo lo que amena.

Cólmate de sana alegría
y de clara comprensión,
Llenando con tu simpatía
hasta el último rincón.

Seguir despierto, y soñando,
sin que nada te pueda afectar.
Vivir la vida, disfrutando,
una vida que te haga gozar.

No sé si algún día llegará
o nunca llegará ese día…

Európides

viernes, 7 de septiembre de 2012

Aquel día




Aquel día, el cielo estaba bello.
Una nube lentamente se movía.
La suave brisa agitaba tu cabello
y una rosa tu perfume repartía.

Un suspiro te quiso buscar,
para acercarse y estar a tu lado.
Un latido te quiso alcanzar,
al dejar mi corazón enamorado.

En una pintura te quise admirar
y miles de estrellas acudieron.
En una hoja te quise dibujar
y miles de almas en ti se vieron.

Európides

jueves, 6 de septiembre de 2012

Amistad




¿Dónde estás amistad?
¿Dónde estás que te deseo?
Nunca sé si es de verdad
lo poco que de ti poseo.
Incluso te puedo buscar
y al buscarte, no te veo…

La amistad se puede ofrecer
con gestos y voluntad
a quien la pueda merecer.
Es cuestión de lealtad.

Siempre esperé más, mucho más
de quien mi amistad tuviera.
Que lo diera todo sin pensar.
Esa es la amistad verdadera.

A un amigo se le ha de ayudar
y se está cuando falta se le hace.
A un amigo se le debe apoyar,
hasta si no te apetece o te place.

Se debe estar ahí, a su lado,
siempre ahí, intentando compartir,
el triunfo o si se ha fracasado,
la pena, la alegría o el sufrir…

Un amigo nos debe ayudar
y estar cuando falta nos hace.
Un amigo nos debe apoyar
y estar ahí porque le place.


Amistad apreciada y querida.
Quiero encontrarte y no puedo.
Por un amigo se da la vida.
Amigos es ser más que  hermano,
pero al contarlos con la mano,
siempre me sobra algún dedo…


(A. S. Pérez)