lunes, 23 de abril de 2012

Ojalá pudiera...



Ojalá un día por ti lloviera...
Que cayeran pétalos de rosas
y con la fuerza de los ríos,
se confundan con el mar…

Ojalá un día por ti nevara...
Que cayera brillante oro
y esas lejanas montañas,
doradas pudieran quedar...

Ojalá un día por ti granizara...
Que cayeran mil diamantes
y a esos árboles brillantes,
siempre los puedas admirar…

Ojalá que todo eso pasara...
Que se iluminaran tus días
y que al ver tanta belleza,
tu cara se pudiera alegrar…

Ojalá un día por ti estuviera...
Que de regresar a la vida,
con todo mi amor te abrazaría
y tus labios volvería a besar…

Európides

viernes, 6 de abril de 2012

Fragancia de amor



El sueño se acaba…
El sueño se apaga…
Se pierden las hadas.
Se acaba y se acaba…

Se inundan los ojos
de lágrimas vivas.
Se pierde mi antojo.
Se marcha mi vida.

Se va la fragancia
  y la inmensa pasión.
Tu fina elegancia,
fue mi perdición.

Ese embrujo de tu piel
que a mi cuerpo, agitaba,
pidiendo toda su miel
por ese amor que te daba…

Esa danza de tus manos
en mi cuerpo aún desnudo.
Esa lengua que no en vano,
nos dejaba casi mudos…

Que grababa en cada poro,
mi nombre y el tuyo amor,
con letras de puro oro,
a fuego, sin apenas dolor…

Recobra el ansia de amarme,
de quererme, de excitarme,
Vuelve de nuevo a incitarme,
a seducirme, a abrazarme…

Y siente…
Siente tu vida…
Tu vida enamorada.
Tu vida sentida.

Tu vida junto a la mía,
unida, compartida,
con ese amor impaciente...

Siente para darme…
Para darme lo que anidas
y lo que anida tu mirada.
Tu mirada de amor, vida mía.
Tu mirada viva y ardiente...
 
Vuelve…
Vuelve otra vez a amarme.
Devuelve a mi alma la alegría.
Te la doy entera, sin derroches.
Ten  para ti todas mis noches…
Ten para ti todos mis días…

Európides