domingo, 24 de abril de 2011

Quiero un libro


Aquel viejo libro seguía allí,
en la estantería. Y nadie lo leía,
pero sí se observaba y se veía.
Otros más nuevos estaban también allí,
por estar, por tenerlo o no dejarla vacía.
y también los veían, pero no los leían.
¿Para eso quieres un libro?
Verás, para qué vale un libro…

Quise tener dos vidas y pensé
que para ello debo doblegarme.
Y eso no puedo hacerlo, lo sé,
pero un libro sí puedo coger
y leerlo para cultivarme.

O simplemente para evadirme
o para meterme en otro ser
y otro mundo nuevo ver,
sin que nadie pueda decirme
lo que encuentro al leer.

Cuando llevas allí a tu mente
y te evades de tu propia vida,
se te abre un nuevo presente,
pero nada de la tuya vivida.

Una ilusión diferente,
lugares siempre desconocidos,
mágicos e imaginarios,
pero que se ve, padece y siente
como si fuera a diario
y fuera, lo mejor de tu presente.

Y tú, ¿para qué quieres un libro?



Európides


8 comentarios:

  1. quiero un libro
    para conocer
    para aprender
    para soñar
    me gusta para todo esto
    luego compartir
    por que pienso que
    en una estantería
    un libro olvidado no debía existir

    ResponderEliminar
  2. Así es Anónimo, dejar un libro en una estantería para no ser leído nunca por la persona que tiene acceso, de nada vale.

    Más valdría que lo donara o que lo regalara, que seguro que habría quien lo disfrutaría y que le sacara desde enseñanzas hasta vivencias, pues leyendo un libro, te puedes ir sin moverte a otro lugar o ser otra persona diferente y sentir en tu ser otras sensaciones de te llevan a un mundo más encantador.

    Son tan diferentes que de cada uno, puedes extraer distintas sensaciones y emociones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Európides,

    Un libro no sólo adorna como algunos piensan; un libro enseña, hace volar tu imaginación a universos recónditos, tan alejados de tu mundo que de otra manera nunca podrías alcanzar; vivir vidas paralelas y evadirte de la realidad cuando lo deseas; permite viajar sin salir de casa, soñar, sentir, vibrar; identificarte con los personajes y hacer tuya la historia, sentir la emoción de las aventuras compartidas con sus protagonistas, llorar y reír con ellos.

    Un libro se vive, se siente, se palpa… y una vez leído te acompaña desde la estantería, para que sólo al rozarlo con los dedos, mientras recorres el título impreso en su lomo, los recuerdos vuelvan a ti y revivas su historia como si del álbum de fotos se tratase.

    ResponderEliminar
  4. Son tantas cosas las que nos ofrecen los libros...aprendemos, soñamos, los vivimos, los sentimos....los deseamos y los añoramos...con ellos crecemos y con ellos vivimos. No imagino el tiempo sin la pausa de su lectura.

    Un abrazo gran poema el tuyo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen.

    Gracias a ti por tu atención y por esta apreciación particular que nos dejas.

    Si hubiera contado con este comentario tuyo antes de crear el poema, ten por seguro que lo habría enriquecido mucho más.

    Un abrazo y éxitos en tu nueva iniciativa.

    Un libro puede dar mucho de sí, incluso momentos y sensaciones que no nos regala la vida. Y hay tantos, que sería imposible llegar a leerlos todos. Nos hatían falta varias vidas para conseguirlo y aún así, se seguirían escribiendo muchos más.

    ResponderEliminar
  6. Hola Toni, muchas gracias por tu comentario y me alegro que te guste este poema.

    Estoy muy de acuerdo contigo, cuando el libro y la lectura forman parte de tu vida, es muy difícil luego deshacerse de ese encanto de poder seguir leyendo y cultivándonos más.

    Siempre animaré a todas las personas que conozco a que se aficionen a la lectura y sepan sacarle la esencia y esas sensaciones que a todos nos gustan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ES MUY VERDADERO TODO LO QUE DICEN.PUES MI PARTCULARIDAD ES QUE CUANDO NO TENGO NUEVOS VUELVO Y LEO LOS QUE TENGO EN LA ESTANTERÍA QUE CASI ME LOS SE DE MEMORIA Y ME DA PESAR DARLOS
    SOBRE TODOS UNOS DE GARCIA MARQUEZ Y LOS REYES MALDITOS QUE SON SIETE.

    ResponderEliminar
  8. Hola Anónimo.

    A muchas personas les pasa igual que a ti y cuando pasa cierto tiempo, vuelven a leer ese libro que en su día les encantó.

    Pasa igual con algunas películas, que para ti tienen un significado y no te importa volver a verlas de nuevo.

    Los libros, soy más partidario de dejarlos que de regalarlos, aunque hace ya algún tiempo, por ese motivo, perdí uno que además era muy antiguo y le tenía especial cariño, si es que se puede decir así. Y lo perdí porque a su vez, esa persona lo perdió o no lo encontró o no me lo quiso devolver. Pero eso paso hace ya muchos años, ya no tengo contacto con ese "amigo" y ese es el recuerdo que tengo de esa persona, que se quedó con mi preciado libro.

    Un cordial saludo y gracias por compartir con nosotros tus gustos literarios.

    ResponderEliminar

Dímelo aquí