miércoles, 1 de diciembre de 2010

Café o té


Buenos días caballero.
Buenos días tenga usted
¿Qué le sirvo, té primero
o prefiere un buen café?

Buenos días camarero.
Buenos días tenga usted.
Un momento que lo pienso
y le cuento, siéntese…

Paseando por la calle
hasta a mi llegó el aroma.
Y sin mirar con detalle
el olor casi se asoma...

Yo venía con la idea
de tomar un buen café,
para probar en persona
y en persona darle fe,
que la tensión no perdona
y por eso  pido un té.

Desde luego caballero.
Enseguida lo tendrá.
En su mesa ¿con tostadas
o mejor con un croissant?

Tomaría camarero,
la tostada sin tostar
o mejor sin la tostada,
solo agua a calentar.

Me parece caballero,
que si no quiere café
¿o no tiene usted dinero
o es que trae el sobre del té?

Acertó a la primera.
¡Ay que listo que es usted!
No sé como es camarero
Pues tendría a su merced,
ser un rico banquero,
quizás conde o un marqués.

Pues perdone que le diga,
años llevo, ya lo sé.
Ya me lo dijo una amiga
“Vales mucho tú, José”

Ya no pase por taquilla,
yo le invito a su café,
tostadas con mantequilla
y si quiere, luego un té.
Y mañana en calderilla
o con visa pague usted.

Yo lo acepto de buen grado,
sepa que no va a perder.
Que por cada café tomado
La gente va a comprender
que si no voy a otro lado,
es por sentir el placer
del mejor café probado
nada más amanecer.

Muchas gracias camarero.
Buenos días tenga usted.
Mañana será otro día y espero
pedir y pagar primero
¿O lo dejo a su merced?

Como quiera caballero.
Si mañana paga usted,
traiga dinero, mucho dinero
para beber con esmero
y hasta que calme su sed.

Pero traiga, traiga dinero
que me debe usted el café.

Európides

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dímelo aquí

AQUEL BESO

Ese beso por mí tan esperado, aquel beso que soñé un día dar, un beso muy dulce, de enamorado que en tu mejilla se quiso queda...