jueves, 21 de abril de 2011

El secreto


Muchos mueren con un secreto
y nadie ha llegado a saber
lo que hubiera podido pasar
o lo que haría a este mundo olvidar.
Algo tan normal como un reto.

Porque no ocultar ese reto
que si la luz, llegara a ver,
algunos pondrían un veto
y otros, se tendrían que atener
tanto a la vida, como a la muerte
y sin duda,  a lo real o existente.
a lo aún, todavía no conocido.
Tan solo concebido, percibido
e identificado por nuestra mente.

Y con pensamientos tan equivocados,
tan erróneos como la vida misma
para personas que han encontrado
lo que tan sencillamente esperan
o lo que otros les han contado,
todas las mentiras que quieran...

Guardando crédito a palabras,
esforzando un sólido silencio,
deja paso a la tranquilidad,
quitando espacio a la fatalidad
de momentos sin principio o sin inicio
de momentos que se acaban sin comienzo
y se retienen en tu mente como un vicio
o lo escondes o lo guardas cual lo amaras.

Európides

6 comentarios:

  1. Eres todo un partidazo, vaya forma de ligar las palabras. Bonito poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Dentro de osotros siempre queda guardado un secreto, quizás somos uno mismo.
    Hermoso poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. no se dice todo lo que se piensa .....ni se piensa todo lo que se dice.....

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos, muchas gracias.

    Este poema ee refiere a los secretos que generaciones anteriores a la nuestra se llevan consigo y no se desvelan nunca. Algunos son sobre hermanos que no son hermanos o padres y madres que no lo son. Hay muchos secretos y muchos, quedarán sin descubrirse...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mina. Gracias.

    Todos tenemos secretos confesables e inconfesables, unos por vergüenza o porque es algo que siempre hemos querido ocultar por lo que pensarían de nosotros. Y otras veces por no hacer daño a otras personas se ocultan cosas que sabemos.

    En esta vida no todo se puede decir y a veces no queda otro remedio que ocultar hasta la verdad...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo, eso es cierto y menuda se podría líar si siempre se dijera lo que se piensa, porque nos crearíamos adversidad gratuita hacia otras personas.

    y no es ser falso el no decir lo que se piensa en todo momento, porque en muchas ocasiones lo que se piensa, puede hacer daño o hacer enojar a otras personas.

    Por ejemplo, no se le puede decir a una persona gruesa "cada vez estás más gorda". O decirle a una madre "Vaya hijo más feo que te ha tocado". Y esas frases que se piensan se cambian por un "Te veo muy bien" o "Qué simpático que es tu hijo".

    Y en otras ocasiones, van las palabras más rápidas que la mente y ésta, nos traiciona sin que nos dé tiempo a rectificar.

    Cosas de la vida...

    Saludos.

    ResponderEliminar

Dímelo aquí