martes, 7 de febrero de 2012

Aniquilada



Nada hice y lo sé...
Me colé por esa puerta.

O por esa ventana abierta.

Nada hice, me posé…


Quise ser simpática y de paso,

con mi arriesgada acrobacia,
hacer reír, hacer una gracia. 
Y ese fue mi error y mi ocaso…

Aquello que tan bien olía
y que tanto me gustaba,
fue malo, como beber lejía
y de pronto me mataba…

Európides

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dímelo aquí