lunes, 26 de marzo de 2012

Hablé con el sol para amar



Quise escribir un poema,
pero no sabía ni el por qué…
Tal vez porque al despertar,
ese sol que brilla y quema,
me dio su luz y en su brillar,
dijo algo que sabía y sé.
Que el día es para disfrutar.
Eso dice el sol en su lema:

“Es un buen día para amar
y has de empezarlo con alegría.
Al despertarte, has de admirar,
lo que te doy, el nuevo día
y has de sentirlo al respirar”.

¿Como el olor de alguna bella flor,
que sin verla la presentimos
y nos hace suspirar por el amor,
el amor que un día tuvimos
o el que pueda estar por llegar,
por esa persona que conocimos
o la que el futuro nos quiera dar?

“Así es, ese olor es como amar.
Respirad y esperad ilusionados.
Sabiendo cierto lo que ha de llegar…
Con suave luz os he iluminado.
Sois fáciles de ver y encontrar.
Amad y sentíos siempre amados.
¿Qué mejor cosa podéis esperar…?”

Európides

4 comentarios:

  1. Siempre que no enciendas la radio nada mas recibir el sol en la cara, sino mas bien recibes un hostión bien amargo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo aún sigo en espera de ese buen día, algún día, espero venga.
    Bello poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos. Está claro que el sol también hay veces que molesta y hasta quema, pero cuando llevamos varios días que no asoma, empezamos a echarlo de menos. Con el sol, siempre nos queda la opción de tomarlo o buscar una buena sombra. Y si es con una cerveza fresquita, mucho mejor, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mina. Un placer siempre el verte.
    Todo tiene su momento y es algo que no se puede forzar. LLegará cuando menos lo esperes o sin darte cuenta, pero llegará... Y por eso es la larga espera, porque tal vez, valga verdaderamente la pena.
    Me alegro de que te haya gustado. :)
    Besos.

    ResponderEliminar

Dímelo aquí