sábado, 24 de agosto de 2013

Alma herida



Dolida queda mi alma
cuando un corazón afligido
no encuentra nunca la calma.
Y su apagada mirada eleva,
aún sabiendo que ha sufrido.

Dañado queda mi corazón
cuando alguien el dolor lleva.
Y pierde todo, hasta la razón,
por ese amor tan helado y frío,
que al llorarlo, en su alma nieva.

Apagada queda aquella vida
cuando la ilusión está perdida.
Y todo en sí, es disgusto y hastío,
quedando un fuerte dolor y vacío,
al dejar en el alma una herida.

(A. S. Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dímelo aquí

AQUEL BESO

Ese beso por mí tan esperado, aquel beso que soñé un día dar, un beso muy dulce, de enamorado que en tu mejilla se quiso queda...