martes, 3 de septiembre de 2013

Rara esperanza



Agua que nació ya transparente.
Aire que te invita a suspirar.
Fuego que domina incandescente.
Alma que no para de llorar.

Ríos que a su paso siempre riegan.
Vientos que no paran de silbar.
Rayos que iluminan y te ciegan.
Venas que la sangre han de llevar.

Mar que al enfadarse nos inquieta.
Lágrimas derramadas sin cesar.
Ver allí en mi puerta una maleta
Siento que me van a abandonar.

Pasan días y es larga la espera.
No sé ni lo que pueda suceder.
  que ya no lo veré a mi vera
y pienso que quizás pueda volver.

(A. S. Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dímelo aquí

AQUEL BESO

Ese beso por mí tan esperado, aquel beso que soñé un día dar, un beso muy dulce, de enamorado que en tu mejilla se quiso queda...