domingo, 4 de enero de 2009

Dudas de amor



Sinceridad, va siendo hora
De que cuando veas la luz,
no te quedes tan inquieta,
aunque sea cegadora.

Adivino que tan bien queda
la rosa en invierno,
el clavel en otoño
como luna en primavera.

Haya luz en las estrellas,
mirándolas con pasión,
romántica y verdadera
como en los ojos de ella.

Sigue la polvorienta senda
antes de llegar a ver,
lo que para ti ha de querer
persona que no te convenga.

Inquietud constante, te diría:
No me aflijas la esperanza,
ha llegado la añoranza
del amor que se perdía.

Límites inalcanzables de locura,
yo que siempre pienso en ella,
he cerrado mi dolor,
he quedado sin su amor,
he perdido hoy mi estrella.
¡Que me mate mi amargura!
Európides

2 comentarios:

  1. Me deja muy impresionado tu capacidad versificadora en metros tradicionales; lo cierto es que en una época de la poesía en la que domina el verso libre, encontrar un poeta tan técnico como tú es un lujo. Sigue así, no lo dejes...

    Por cierto, el poeta chileno Lavquén te ha dejado un recado en forma de comentario en mi Blog, por si deseas contestarle. Sería bueno que también le enseñaras poesía, que falta le hace...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias de nuevo Francisco José por tu apreciación y consideración hacia lo que trato de escribir en este blog. Y más en estos tiempos que ni se suele valorar e incluso ni se lee.

    Ya he contestado al poeta chileno Lavquén en corta medida en relación a las ofensas y calumnias vertidas sobre todo lo que se mueve.

    En prosa y en verso, para darle un pequeño toque personal a mi respuesta, que espero que al menos sirva para alegrarnos el día por tratar el tema de forma sarcástica y humorística.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Dímelo aquí