sábado, 21 de mayo de 2011

Dos estrellas y la luna





La Luna decía a una estrella,
que el mar perdió la calma,
que el sol quemó la hierba,
que alguien perdió su alma.

La estrella miró a las nubes.
Estaban tristes y lloraban.
La nieve mandaba aludes
y las aves ni volaban

El aire paró enseguida,
la tierra se humedecía.
Parecía inerte, sin vida,
parecía que se moría,
que moría o la mataban.

Otra estrella que escuchaba
y que por todos temía
respondió que ella la amaba
que quería compañía.

Ese mar embravecido
que sin querer las oía
apaciguó su sonido
y alegrando ese día,
a sus aguas cristalinas
suavemente les decía…

“Dejad a esas nubes que lloren,
nos darán toda su agua,
y con tarea poco ardua,
luego serán las que imploren”.

Las nubes que se enteraron
de lo que hablaba ese mar,
con impronta se apartaron
y la Luna, pudo asomar.

La nieve se derretía,
poco a poco y no en aludes.
Eso le daba alegría,
la llenaba de virtudes.

La Luna dudaba pensando,
en esas personas distantes,
que aguantaron su mirada
y que parecían brillantes
por el amor que les daba.
Y les regalo ese instante,
esa visión importante.
Luna llena, entusiasmada.
Luna llena e impactante...

Y escuchando que decían
lo bonita que hoy estaba,
los veía que sonreían
y mil besos les mandaba.

Európides

8 comentarios:

  1. ¡ Preciosidad de poema! Ahora que lo leí completo, me gustó mucho más.Desde arriba auxiliando a los de abajo...

    ResponderEliminar
  2. Hola Myriam, muchas gracias.

    A veces, sin que lo notemos, una fuerza mayor nos invade y es posible que desde otro lugar o desde un mundo paralelo y mágico, nos ayuden a encontrar el camino de la felicidad o el amor.

    Y tal vez los que nos observan, tengan también esas mismas inquietudes que les llevan a darnos un poco de su luz para hacernos el camino más fácil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita poesía, me encanta y también creo que hay una fuerza mayor que nos ayuda en muchos momentos difíciles

    ResponderEliminar
  4. Hola Chary. Así es o así pienso yo que puede ser, que exista una fuerza mayor que en ciertos momentos, intensifique la pasión hasta extremos y límites insospechados.

    Creo que quien busca esa fuerza, la puede encontrar. porque en muchas ocasiones está en nosotros mismos y pasa desapercibida si no se utiliza o no se hace nada para provocar que esa fuerza se haga realidad y nos ayude a superar, hasta barreras infranqueables.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. hola Poemides,
    vengo de BM, me alegro de estar contigo aqui. Tienes unos poemas muy bellos y unas imágenes muy interesantes.

    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  6. Hola Rebecca, eres bienvenida, es un placer tenerte por aquí.

    Muchas gracias por lo que dices de los poemas y de las imágenes, que estas últimas son para acompañar a lo que se expone para darle algo más de vistosidad. He pasado por tus espacios y ya te sigo.

    Te leeré con calma y tranquilidad, he visto que guarda cierto encanto y acumula buenas sensaciones y vibraciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Manuel, muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.

    Está hecho casi a modo de cuento y tiene un toque de fantasía para darle un poquito más de fuerza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dímelo aquí

AQUEL BESO

Ese beso por mí tan esperado, aquel beso que soñé un día dar, un beso muy dulce, de enamorado que en tu mejilla se quiso queda...