viernes, 7 de septiembre de 2012

Aquel día




Aquel día, el cielo estaba bello.
Una nube lentamente se movía.
La suave brisa agitaba tu cabello
y una rosa tu perfume repartía.

Un suspiro te quiso buscar,
para acercarse y estar a tu lado.
Un latido te quiso alcanzar,
al dejar mi corazón enamorado.

En una pintura te quise admirar
y miles de estrellas acudieron.
En una hoja te quise dibujar
y miles de almas en ti se vieron.

Európides

6 comentarios:

  1. Este poema me ha recordado a la vista que tengo del cielo desde mi casa y la inspiración que te daría. Hoy esta nublado y bucólico, otras veces violento y mágico, incluso romántico. Es curioso los estados de animo a los que te puede inducir su contemplación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos.

    Así es... Un mismo cielo puede representar o hacernos sentir diferente según el estado de ánimo de cada persona. Y a su vez, ese cielo, te puede llevar a pensamientos que guardas y recobras en ese preciso momento. No por ser un cielo azul te lleva a lo agradable y no por ser un cielo gris te lleva a la tristeza.

    Todo depende en gran parte de nosotros y lo que en ese momento pretendemos o queremos sentir.

    A veces, el color del cielo, lo ponemos nosotros mismos... :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno...no soy mucho de poesía, pero aquí te dejo el comentario. ¿El motivo? De los que he leido es el que más me ha transmitido. A mi me cuesta bastante expresar con palabras, admiro a la gente que teneis ese don.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xipo, un placer saludarte por aquí también.

      Si te digo la verdad, yo tampoco soy muy dado a leer poesía, pero eso sí, me gusta escribirla y cuando veo que alguien ha hecho una muy buena y sabiendo expresar sus sentimientos, me doy cuenta y la entiendo y comprendo. Aunque yo no suelo transmitir mis sestimientos, más bien transmito los de los demás o el sentir general.

      Gracias por tu comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  4. La verdad es que para hacer poesía hay que nacer, yo no creo que uno se haga. Acabo de entrar en el blog y no he visto mucho pero son buenas. Los sentimientos que te puedan transmitir dependen mucho del estado de ánimo propio. Poco a poco iré leyendo otras entradas, felicidades.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola naturaleza aragonesa.

      Todo al parecer es cuestión de inspiración y por supuesto, luego saber plasmarlo de tal forma, quese le dé un sentido apropiado y acorde a lo que se quiere expresar.

      El estado de ánimo es el que nos hace que cuando leemos un poema o una poesía, le demos un sentido más aproximado a nuestras propias circunstancias personales o que lo liguemos a nuestras propias vivencias.

      Muchas gracias también por tu comentario.

      Saludos.

      Eliminar

Dímelo aquí